NOTAS RELACIONADAS

María Eugenia Ritó continúa rehabilitándose de su adicción a las drogas mediante un tratamiento ambulatorio. Contenida por su entorno más cercano, la vedette habló sobre su ausencia en "ShowMatch", y cómo la afectó la decisión de la producción, que a través de Chato Prada le dio prioridad a que finalice con el tratamiento.

"Finalmente, no voy a estar. Yo no sabía que iba a estar. Pero se barajó tanto el nombre en los medios y en las redes sociales, que me llevé una gran sorpresa porque pensé que iba a estar. Sinceramente, me cayó como un baldazo de agua fría. Es como que te digan que vas a conducir el programa y que de repente te digan que no. Estaba ilusionada. Si vos sabés que no vas a estar o no te nombran, no te ilusionás, más estando en la situación en la que estoy", dijo con la voz quebrada en diálogo con "Los Ángeles de la Mañana".

Y amplió: "Tenía muchas ganas de estar. Fue un baldazo de agua fría. El año pasado, que estuve muy mal, me llamó Carmen Barbieri para sus obras y yo lloré mucho porque sabía que no estaba bien como para estar. Yo misma sabiendo de mi estado, de mis carencias, decidí no estar. Si vos no podés trabajar, quedate en tu casa o tratate".

En cuanto a las dudas de la producción sobre si Ritó estaba en condiciones de afrontar tamaña exposición, aseguró: "Yo se lo comenté al Chato Prada, que tengo mi grupo de contención y una clínica por los que hoy estoy bien. Yo antes no podía ir ni a un programa de televisión, esto de venir acá a la mañana no lo podía hacer. Esto es día a día".

"A mí me hace bien trabajar y el orden, como me dijeron en la clínica. Soy quien soy gracias a la disciplina. Bueno, a veces la vida te corre del camino… A mí me hace muy trabajar. Sé cómo es el programa, ya participé. Llegué a hablar con el Chato y decirle que le podía entregar un apto médico. Estoy contenida, me hago chequeos médicos y voy a los grupos", concluyó.